¿Quieres una sonrisa perfecta?

    DATOS DEL RESPONSABLE DEL FICHERO Responsable del fichero: CARMEN MUÑOZ BERBEL N.I.F.: 75728646L Finalidad: prestar el servicio solicitado, así como la facturación del mismo. Conservación: Durante los años necesarios para cumplir las obligaciones legales. Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Derechos: Puede ejercer su derecho de acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad y limitación Avda. América 50, 18008, Granada - o por email a: info@ortodonciacarmenmunoz.es.

    Contáctame

    ¿Quieres que diseñemos tu sonrisa? Desde una perspectiva cercana y con unos conocimientos de vanguardia, te asesoramos sobre qué tratamiento es el que mejor se adapta a ti.

    Email info@ortodonciacarmenmunoz.es Teléfono 633 71 10 28

    La infancia es un periodo vital en el que se aprenden algunas de las cuestiones más importantes de la vida y se adquieren hábitos que perdurarán en la etapa adulta, como son los hábitos alimenticios, el sueño, la higiene y también muy importante, el masticar.

    Según algunos estudios, más de la mitad de la población lo hace sólo por un lado de la boca y, en la mayoría de los casos, la causa es una mala disposición de los dientes, ya que la boca es una unidad morfo-funcional y, masticar por un solo lado llevará a una descompensación de las articulaciones temporomandibulares y dentales.

    Un problema en la masticación puede provocar molestias; dolor de estómago, dolor de cabeza o de cervicales, entre otros, pudiendo llegar a ser crónicos.

    Algunos de los hábitos que pueden ocasionar problemas en la deglución son los siguientes:

    • Respiración oral
    • Interposición lingual
    • Posición adelantada de la lengua
    • Chupar el dedo o utilizar chupete hasta pasados los dos años

    Estos problemas a la larga podrían ocasionar problemas de articulación, ya que la fonoarticulación se produce gracias a la cavidad oral (dientes, labios, mejilas, lengua, paladar duro y blando), faringe, laringe, nariz. La producción de los fonemas depende de la conformación anatómica de estas estructuras, así como su movilidad.

    Una dieta basada en alimentos de consistencia dura, favorece la trituración contribuyendo a un adecuado desarrollo máxilo-dentario y de la funcionalidad respiratoria, auditiva y articulatoria.

    Cuando hay problemas en la masticación y la deglución, es necesario corregirlos mediante ortodoncia, prótesis y también otros tratamientos, como sería el logopédico.

    Cada vez más niños acuden a la consulta del ortodoncista u odontopediatra por problemas en la oclusión dental; al ORL por obstrucción en la respiración nasal, o al logopeda por masticación ineficiente, hipotonía muscular, hábito de respiración oral, deglución disfuncional, entre otras.
    El trabajo desde el ámbito logopédico es uno de los más desconocidos para la población, con el paso del tiempo se ha ido entendiendo más y poco a poco vamos siendo conscientes de su importancia.

    El logopeda especializado en motricidad orofacial es el encargado de la prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de las disfunciones del sistema estomatognático. El especialista no podrá trabajar solo, si no que necesitará el trabajo en equipo y una comunicación interdisciplinaria efectiva entre los profesionales que intervienen.No es posible que un único profesional pretenda solucionar cuestiones que relacionan a varias especialidades sanitarias.

    La mayor parte de las funciones que se llevan a cabo en dicho sistema son funciones alimenticias o nutricias: respiración, succión, deglución, masticación. Todas ellas tienen una influencia directa en el crecimiento de los maxilares y para que las funciones se realicen son necesarios todos los grupos musculares del sistema.

    La lengua adquiere un papel relevante en este funcionamiento, ya que está implicada en todas las funciones, sin excepción, aunque en algún caso lo hace de manera pasiva. Su papel es diferente en cada una de las funciones que se llevan a cabo. Recordemos que algunas de ellas son funciones vitales e innatas y otras son secundarias y adquiridas:

    • Funciones vitales: respiración, succión, deglución
    • Funciones adquiridas: masticación, fonoarticulación.

    Todas estas funciones están interrelacionadas y a su vez la POSTURA corporal incide en la realización de estas.

    En este artículo, nos vamos a centrar en la evaluación logopédica de las disfunciones orofaciales.

    El especialista en motricidad orofacial llevará acabo una valoración exhaustiva de los siguientes aspectos:

    Con una correcta anamnesis y evaluación de las funciones orofaciales, conseguiremos un buen diagnóstico y podremos plantear una correcta intervención interdisciplinar.

    • Examen muscular. Tendrá como objetivo valorar la musculatura oral, músculos masticadores, del cinturón labio-yugal y de la lengua.El examen de la musculatura oral se efectuará de acuerdo con el método ideado por Cauhepé y Netter. Estos autores han clasificado distintas posibilidades del trabajo muscular que puntúan de 0 a 5.La puntuación de 0 a 2 corresponde a pacientes neurológicos con afección neuromuscular, y la puntuación entre 3 y 5, se observa en pacientes sin afectación neurológica o en aquellos que realizan tratamiento por disfunciones orofaciales en relación con la odontopediatría y ortodoncia.
    • Examen exhobucal y endobucal. Su objetivo será la observación y valoración de lo siguiente:
      • Forma de la cara
      • Crecimiento facial
      • Labios en reposo, color, grosos y competencia oral anterior.
      • Frenillo labial
      • Movilidad labial
      • Nariz y tipo de narinas
      • Articulación temporo-mandibular (ATM)
      • Lengua: tamaño, movilidad, frenillo y posición en reposo
      • Paladar óseo
      • Paladar blando y úvula
      • Encías y dentición
      • Arcadas, piezas dentarias, aparatología ortodóncica o prótesis.
    • Examen orofacial. El objetivo de este examen será evaluar la respiración, deglución, masticación, fonoarticulación, voz, postura y hábitos lesivos.
    • Respiración: observar el tipo y modo respiratorio, esto se realizará con diferentes pruebas como son:
    • Prueba de Rosenthal. Verificar si el paciente presenta suficiencia respiratoria o si la respiración oral es por causas funcionales o a causas orgánicas.
    • Reflejo narinario de Godin. Mide el reflejo narinario.
    • Espejo de Glatzel. Mide la permeabilidad nasal.
    • Escape nasal, funcionalidad Velar. Determina la existencia o no de escape nasal.
    • Deglución: se observará al paciente la deglución de forma espontánea en una conversación tragando saliva y con la técnica de PAYNE con la cual se comprobará la posición de la lengua a la hora de deglutir.
    • Masticación: observar tipo y forma masticatoria. Puede ser meseteriana, bilateral, eficiente o temporal, unilateral, ineficiente.
    • Frenillo lingual: se cuantificará la funcionalidad de este para contribuir a establecer criterios, especialmente en casos que generen confusión del abordaje a realizar.
    • Fono articulación: observar la articulación del paciente y posibles dislalias o articulaciones compensatorias.
    • Voz: observar y valorar coordinación fono-respiratoria y posibles disfonías.
    • Postura: observar la postura del paciente en bipedestación y sus apoyos y asimetrías.
    • Hábitos lesivos: si los tiene, saber cuales son y si han intentado corregirse.

    María Dolores Pedrosa Ferández
    Especialista en Terapia Miofuncional y Disfunciones Orofaciales
    Máster en Atención Temprana
    Nº col. 29/1786

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *